jueves, 29 de mayo de 2008

Una mirada al encierro (II)

Resulta que desde la lejanía, la dimensión de las fiestas aumenta de forma desproporcionada. Me encuentro por unos días a cientos de miles de kilómetros de Pamplona y, sin embargo, los Sanfermines son la excusa perfecta para entablar una conversación con cualquier persona en cualquier lugar del mundo. "Conozco lo de los búfalos en las calles entre la multitud", me ha comentado hoy una chica polaca. Da igual la imagen que se tenga de las fiestas, el asunto es la repercusión real y hasta dónde son capaces de llegar unas fiestas inimitables y envidiadas en medio mundo. Por cierto, hoy conoceremos los carteles definitivos que presentará la Casa de Misericordia, casi uno de los últimos pasos que restan en nuestra escalada hacia San Fermín. Mientras tanto, os dejo la segunda parte sobre el vídeo del encierro. Se lo he recomendado también a la chica polaca, para que pueda conocer mejor el tema de los búfalos...

2 comentarios:

  1. Henar Heras29/5/08 19:13

    Estando yo ya viviendo en Pamplona, me fui un verano a una pequeña ciudad del norte de gran Bretaña, llamada Darlington. Para mi, aunque yo ya llevaba varios años viviendo aquí, en Pamplona, los Sanfermines me eran ajenos; menos los encierros que de siempre me han gustado verlos. Recapitulando, pues yo llegué allí en agosto con mi maleta a la estación de tren y me monté en un taxi. El taxista me preguntó que de qué parte de España era y le dije que de Pamplona (supuse que si muchos Españoles no saben situar en el mapa a Soria y me preguntan que a qué Castilla pertenece, menos lo iba a saber un inglés). Era la primera vez que decía que era de Pamplona, y me sorprendió gratamente saber que había visto los encierros por la televisión. Una vez que he salido más de mi país, me he dado cuenta que todas aquellas personas que han estado en tres ciudades en España han visitado las siguientes: las dos primeras son siempre Madrid y Barcelona y la tercera posición está disputada entre Sevilla y Pamplona-SanSebastián que funcionan como un tandem. Yo que no me siento de ninguna ciudad en concreto me enorgullezco cuando algún extranjero dice que conoce Pamplona.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, no sé si es tan desacertado hablar de búfalos, de hecho recuerdo algún recorrido (fuera de horario de del encierro) entre Oberena y la cuesta de Labrit, en el que éramos lo más parecido a una manada de búfalos…

    ResponderEliminar

¿Tú que opinas sobre esto? Deja tu comentario...